Cómo la Segunda Guerra Mundial transformó el ballet británico

La BBC ha comenzado ya su temporada de ballet, tras los documentales presentados por Darcey Bussell, era el momento de ahondar en el origen y establecimiento del ballet en Inglaterra durante la Segunda Guerra Mundial. Esta vez, el presentador era David Bintley, director del Birmingham Royal Ballet. Fue la elección perfecta para el programa, ya que se encuentra en contacto directo con los personajes que aparecen en la historia, desde el momento en que Ninette De Valois tomó de la mano y enseñó un solo a Bintley cuando solo contaba con 17 años y aún estudiaba en el Royal Ballet School. De Valois, conocida por todos como La Señora, fue clave para la historia. Sus bailarines supervivientes, todos mirando en plena forma notablemente glamurosa para su edad, se acordaron de ella como cruel, exigente, aterrador, pero absolutamente admirable.

A lo largo del documental se muestran una gran cantidad de imágenes de archivo e inéditas como por ejemplo escenas nunca antes vistas del ensayo general de Symphonic Variations. Fueron absolutamente emocionante, una manifestación visible de que en 1946 el ballet británico había pasado de ser una actividad de nicho, a un tesoro nacional británico.

Septiembre de 1939, Gran Bretaña acaba de declarar la guerra a Alemania, pero el Royal Ballet tenía sus propias razones para temer lo peor. Aún en su infancia, la empresa, bajo la dirección de Ninette de Valois, había pasado ocho duros años para llevar a cabo la formación de un núcleo de bailarines creíbles y la construcción de un público. De repente, con la llamada a filas de los hombres, el futuro de estos artistas estaba en grave peligro.

Sin embargo, la guerra resultó ser no un desastre, sino una oportunidad extraordinaria para el ballet en Inglaterra. El Royal no se limitó a seguir bailando durante de los años de guerra, la compañía, que en ese momento aún se llamaba el Vic Wells Ballet, cuando el gobierno decidió que podía ser útil para mantener la moral.

Más tarde, durante la primavera de 1940, los bailarines vivieron su misión más peligrosa, con Gran Bretaña aún luchando contra Alemania en el corazón de Europa, el Vic Wells fue enviado de gira a los Países Bajos, Francia y Bélgica. Aún estando en La Haya y tras un enorme éxito entre el público holandés, los soldados alemanes tomaron la ciudad. En peligro extremo, la compañía quedó atrapada en su hotel durante tres días antes de que pudieran ser sacadas del país de manera clandestina, en la bodega de un barco de carga lleno de refugiados.

Había una escasez crónica de zapatillas de punta, mientras que una bailarina actual emplea dos o tres pares durante una función de larga duración, las mujeres tuvieron que utilizar un único par durante 18 funciones, sus pies sangrantes son testimonio de lo que sufrieron. Al ser una compañía tan pequeña, los bailarines tenían que bailar a pesar de las enfermedades y lesiones. A día de hoy ninguna bailarina aceptaría tener 9 funciones semanales con un salario de £ 4. Sin embargo, Beryl Grey, quien se unió a la compañía en el verano de 1941, se acuerda de la guerra como un tiempo “simplemente maravilloso”. Ella tenía sólo 14 años y, como la mayoría de los niños en tiempos de guerra, se vio obligado a crecer rápido. Aprendió a hacer frente a las caseras que le robaron su bolsa de agua caliente y sustituidos sus raciones de mantequilla con margarina barata.

Ella aprendió a bailar en los teatros donde la lluvia caía por el escenario, durmiendo en los trenes nocturnos, donde improvisó una cama en los compartimentos superiores para equipaje. “Yo solía subir y poner mi abrigo sobre los rieles de metal”. “Era mucho más cómodo que dormir en el equipaje, que los otros bailarines solían hacer”. Grey se acostumbró a bailar a durante los ataques aéreos “Nunca pensamos en parar, nosotros estábamos haciendo lo que nos gustaba, y si fuera había bombas, eso era lo que había”.

En 1944, durante una función de el Lago de los Cisnes, un V2 explotó encima, el ruido de la bomba se mezcló con el crescendo de los violines, “Seguí bailando”, declara Grey, “La única vez que puedo recordar una actuación que se cancelase fue cuando el teatro se incendió”.

Para el final de la guerra, cada actuación era un lleno absoluto, y muchos de ellos eran parte de las tropas. Los bailarines se convirtieron en mascotas nacionales. En 1945, este entusiasmo nacional siguió a los bailarines en su nuevo hogar en la Royal Opera House, en Covent Garden. A lo largo de la guerra, este teatro ha sido utilizado como un salón de baile. Había costado un gran esfuerzo para devolverle su esplendor. La compañía bautizó el teatro con la Bella Durmiente, era una nueva producción palaciega, de una escala y un esplendor nunca antes visto en Gran Bretaña.

A partir de este momento se establece una seria relación, que a día de hoy sigue, entre la compañía fundada por De Valois y la Royal Opera, convirtiéndose en la compañía residente y convirtiéndose en el Royal Ballet de Londres, cumpliéndose así los deseos y ansias de “La Señora”.

2 thoughts on “Cómo la Segunda Guerra Mundial transformó el ballet británico

    • Hola Silvia, pues por ahora no te puedo decir donde conseguir ver el documental. Únicamente era posible verlo a través de la página de la BBC pero el archivo ya no está disponible en su web. Esperemos que pronto alguien lo cuelgue en internet.
      Siento no haber podido ayudarte más!

      Helena

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s